ENERGÍA SOLAR Y EÓLICA

Solución de acceso a la electricidad a través de instalación de placas fotovoltaicas alimentadas por la energía gratuita que proporciona el Sol. Ideal para lugares aislados sin acceso a la red eléctrica como parcelas agrícolas, viviendas o casas de campo.

Energía solar fotovoltaica

Equipos compactos

Se utilizan en zonas cálidas y en lugares con poco espacio en el interior de la vivienda. Se puede instalar directamente sobre tejado o sobre terraza plana.

Equipos forzados

Son los más recomendables siempre que se disponga del suficiente espacio tanto para la colocación de los captadores solares como de los intercambiadores de calor o inter-acumuladores que van dentro de la vivienda.
Conviene dejar la preinstalación realizada en obra en caso de nueva construcción o reforma. En caso de que la vivienda esté terminada los tubos de interconexión y sonda se tendrán que instalar por la superficie. Es conveniente aislar bien los tubos para protegerlos de heladas.
Este sistema de energía solar térmica se puede utilizar para ACS (Agua Caliente Sanitaria), calefacción a baja temperatura, para calefacción por suelo radiante y alargar la temporada de baño en piscinas descubiertas.

.

Autoconsumo

Autoconsumo eléctrico

Con un sencillo panel fotovoltaico que incorpora un microinversor se puede producir electricidad desde el mismo momento que sale el Sol, con una instalación simple y sencilla. Sólo es necesario un enchufe donde conectar. Cada vez son más los clientes que demandan este nuevo sistema de última generación para ahorrar en su factura eléctrica de forma inmediata. Se compone de kits ampliables, pudiendo adaptarse a las necesidades de cada momento.
El sistema transforma energía solar en corriente 230V y la inyecta directamente en la red doméstica. Así el cliente solo consumirá la energía que se produce.

Autoconsumo eléctrico en modo isla

Es un sistema que genera electricidad por medio de placas solares fotovoltaicas para consumir directamente en electrodomésticos e iluminación. La energía que sobra se almacena en baterías y se utiliza cuando es necesario. Sólo se utiliza la red eléctrica convencional para cargar las baterías cuando estas se encuentran por debajo del 50% de su capacidad, y preferiblemente en horarios de tarifa reducida.
Este sistema es una realidad y se está instalando en muchas zonas de España con gran éxito, consiguiendo que hasta el 90% del consumo eléctrico de la vivienda sea de energía solar, y sólo el 10% de la red eléctrica con un 50% de descuento por ser tarifa reducida. Con lo que el gasto en electricidad se reduce en más de un 90%.